Inicio » Reflexiones » ORM y Tatuajes electrónicos

ORM y Tatuajes electrónicos

En los últimos tiempos el concepto de “reputación online” ha ido ganando importancia debido al peso que la opinión pública ha comenzado a tener en la web 2.0. Así una opinión positiva sobre un servicio o producto se ha demostrado que puede hacer ganar a una empresa miles de nuevos clientes y un comentario negativo o desafortunado puede hundirla, es cuestión de imagen…de tal modo que, como en la vida real , las empresas han contratado “asesores de imagen” para internet y estos técnicos han elaborado lo que ha dado en llamarse la Online Reputation Management, o Gestión de Reputación Online.

Como explica Oriol en su artículo Reputación Online según esta nueva disciplina la gestión de la reputación pasa por tres fases, la primera se denomina monitorización y consiste en el rastreo de internet para buscar dónde y de qué manera se nos menciona, la segunda sería la de la identificación o contrastación donde se comprueba si efectivamente se habla de nosotros y si la información que se aporta es cierta, y en la tercera fase de reposicionamiento es donde se tratará de relegar la información dañina a un lugar en que ya no tenga visibilidad y potenciar la positiva. Se trata de una mezcla de comunicación, SEO (search engine optimization) y relaciones públicas.

Pese al carácter aparentemente tecnológico del problema lo que subyace en este asunto es un problema sociológico, a saber, ¿es posible controlar la opinión de los usuarios?, ¿es deseable pretenderlo?, y…sino ¿cómo haremos para generar el mayor número posible de opiniones, votos, likes y shares?.

Todo esto por lo que toca a la reputación de las empresas, pero…

¿y los usuarios particulares…?

La reputación online se convierte en un asunto de índole muy distinta cuando nos referimos a los usuarios particulares, ya que lo que toma importancia de verdad es su privacidad.  Dice Juan Enríquez en este interesante videíto del TED (La fundación estadounidense Technology, Entertainment, Design )

que la información que publicamos en Facebook, Twitter, Google, LinkedIn, por medio de GPS, Foursquare, etc… y en todas esas webs y apps que usamos a diario son como tatuajes electrónicos que llevamos en nuestra reputación online, grabados en nuestra imagen individual en la red.

La exposición de la privacidad, que hasta hace no mucho tiempo era exclusiva de la gente famosa y las personalidades importantes de la política, etc, ahora se ha extendido al conjunto de los ciudadanos. Y esto tiene un gran repercusión si se relaciona con la tecnología del reconocimiento facial. Hace poco tiempo que una empresa estadounidense llamada Face.com llegó a un grado de exactitud en el reconocimiento de entre un 84% y un 94%, esta empresa fue adquirida por Facebook…esto nos hace reflexionar, ¿qué pasaría si pudiera extraerse toda la información de internet relativa a nosotros con solo una fotografía?…Facebook, Google, Twitter, Wikipedia, publicaciones, antecedentes penales, compras online…¡pues puede hacerse!.

En este otro vídeo se nos enseña cómo:

En él vídeo se presenta el software “Riot” de la empresa norteamericana de armamento Raytheon con el que se puede espiar legalmente a una persona a través de sus movimientos en internet, el software incluye un sistema para predecir sus movimientos basándose en los lugares más comunes que visita (GPS, Foursquare, etc…) y las relaciones que establece con coordenadas GPS horarios, etc…

¿Entonces qué …1984?

No hay que ser muy suspicaz para caer en cuenta de porqué se habla mucho más de ORM que de garantizar el derecho a la privacidad. Cualquier empresa está teóricamente legitimada para utilizar los datos sobre, dónde vas, qué consumes, qué tipo de contenidos lees, etc, en internet, todo eso es público mientras no indiquemos lo contrario (incluso aunque lo configurásemos como “privado”, como hemos visto) y eso vale miles de euros… además de que lógicamente no todo el mundo tiene dinero para contratar servicios de reputación online para su propia persona, ¿no?. Dice Enriquez, ¿ se imaginan entrar a una tienda y que el dependiente – que sabe que te encantan las chaquetas negras a pesar de no haberte visto nunca – te dijese nada más verte “Tengo la chaqueta negra que está buscando”…?

Lo cierto es que este es un debate abierto, de una importancia vital para la libertad en internet -¡y fuera de ella!-. Ahora está en nuestras manos (nunca mejor dicho) el que cuestiones como esta sean trending topic y no siempre cosas del tipo  #modernizaunrefrán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s